7 lecciones de vida de un pionero de la agricultura orgánica

Juan José Paniagua - pionero en agricultura orgánica en Costa Rica
A veces aprendemos cuando conocemos cosas nuevas; eso es enriquecedor. Otras veces, aprendemos cuando observamos bajo un lente nuevo, las mismas cosas que estamos acostumbrados a ver; eso es revelador.

Vivimos en un país de tradición agrícola, donde gracias a Dios abundan los productos de la tierra, y todavía tenemos agricultores. Vemos papas y lechugas casi todos los días, nos las comemos sin que nos distraigan de nuestros intereses diarios. Para una persona que vive y trabaja en una ciudad, la figura clásica del agricultor difícilmente cambia con los años, incluso en medio de tendencias de alimentación que se mueven en los medios digitales y sociales, como es el caso de la agricultura orgánica.

Una cosa es escuchar hablar de agricultura orgánica, o tener la inquietud de informarse y consumir un poco más de la oferta disponible. Si podemos escoger, siempre será preferible comerse un producto sin veneno. Sin embargo, la perspectiva se amplía enormemente cuando uno tiene la oportunidad de conocer lo que hay detrás de un producto orgánico, de las personas que lo producen, de cómo lo hacen y la trascendencia que eso tiene. La experiencia que tuvimos tras visitar la finca de Juan José Paniagua, en Zarcero, fue reveladora; va mucho más allá de la calidad de sus papas o de sus lechugas (cualidades de por sí abrumadoras).

—VIDEO—

Luego de varios días para procesar la experiencia, me quedan en la mente un repaso de valores y cualidades humanas auténticas y trascendentales que son evidentes en el testimonio de Juan José Paniagua (“JJ” como le conocen popularmente), que vale la pena analizar bajo la lupa de nuestras propias realidades, como inspiración para ser mejores:

1. Visión a largo plazo y abrazo al presente

El proyecto orgánico de Juan José Paniagua comenzó hace 30 años, y está proyectado al año 3000, como él dice. Es un proyecto que lo trasciende a él, porque busca y ha logrado sembrar semilla de cambio en el ambiente, en su familia, en su cantón, en el consumidor, en Costa Rica y más allá de nuestras fronteras. El ha influido en las realidades de personas que como él se han iniciado en la práctica de una agricultura más humana, desde pequeños agricultores hasta grandes corporaciones de banano, piña o café, que han acudido a JJ para comenzar a cambiar en pro de la salud para miles de personas y sostenibilidad en el tiempo para nuevas generaciones.
En medio de su agenda, parece que él no se apura, no se estresa. Disfruta cada momento, entiende y se comunica con cada uno de los seres vivos que crecen en la tierra que él cultiva. Comparte con su esposa, con sus hijos, con sus nietos, y vive cada momento intensamente. Nos ofreció una o dos horas de su tiempo para una entrevista, y se nos fue el día entero compartiendo y conociendo su proyecto.
A veces se nos olvida que ver hacia adelante no significa olvidarnos de la importancia de lo que hacemos y vivimos hoy. Construir un mejor futuro comienza por agradecer y vivir el presente, con la importancia que tiene cada minuto, cada persona, cada ejemplo, cada reto.

2. El mérito de abrir camino

No es lo mismo aprender y seguir pasos de otros, que enfrentarse a lo desconocido a riesgo y suerte propia. Hoy día el término agricultura orgánica tiene connotaciones muy positivas, pero hace 30 años, cuando Juan José Paniagua decidió hacerse a esta modalidad de agricultura, era poco conocida y tenía ignorantes prejuicios. Las técnicas de agricultura orgánica que se conocen hoy, luego de años de prueba y error, estaban apenas en desarrollo en aquella época. No es lo mismo comenzar a sembrar orgánico hoy, con documentación y materiales acumulados de varias décadas, cuando ya otros han probado que funciona, que generar evidencia, desarrollar y documentar conocimientos durante todo este tiempo. Eso hizo Juan José Paniagua, por eso ha ido a dar capacitación y asesoría a más de 80 países del mundo, por eso ha sido inspiración para muchos otros agricultores orgánicos que surgieron después; por eso es una referencia en Costa Rica.

3. Re-inventarse

Juan José Paniagua tomó en serio los consejos del japonés Shogo Sazaki (miembro del servicio voluntario Japonés, que vino en los 80’s a Costa Rica a enseñar agricultura orgánica), cuando le aconsejó que para llegar a ser un agricultor exitoso, debía dejar de pensar como agricultor, y convertirse en empresario, científico, ingeniero, administrador, mercadólogo, contador, y varias cosas más. Una orden difícil de conseguir, sin tener que “volver a nacer”, como nos comentó JJ con una sonrisa.
Un agricultor tradicional, sometido en función de químicos, de deudas con el banco, de un mercado competido, que se cambia a la agricultura orgánica, y que se convierte en un empresario líder, demuestra que sí podemos re-inventarnos si nos lo proponemos. Es un ejemplo claro de que los cambios comienzan desde adentro, en la actitud hacia los retos, en la disciplina y en la perseverancia.

4. Escuchar con los ojos

Ese es uno de los secretos de liderazgo de JJ Paniagua. El nos enseñó que no hay nada como darle la oportunidad a la gente de que escuche con los ojos.
Lo vivimos en carne propia durante nuestra visita. Le escuchamos contar su historia, ya de por sí interesante y cautivadora. Cuando caminamos al campo y vimos el trabajo, las palabras sobraban. Esa es la razón por la cual, a pesar de que sus inicios en la agricultura orgánica fueron duros, hoy lidera una asociación de cerca de 20 familias que se han unido, y otras más que vienen en camino. Hoy son un grupo líder, consolidado y fuerte que produce toneladas de producto orgánico de primera calidad, en fincas sanas, libres de venenos, equilibradas, donde corre el agua limpia, se escuchan los pájaros y juegan los niños.

5. Búsqueda de la excelencia

Una cosa es hacer las cosas bien, otra cosa es cuando se persigue la excelencia. La búsqueda de la excelencia en las fincas de Juan José Paniagua se ve y se siente en todos los detalles. Desde la calidad de la tierra en el campo, el trazo y planeamiento de las áreas de siembra, la preparación de insumos, el manejo de la producción, hasta el trabajo en el centro de acopio y la calidad del producto entregado. Todo es impecable.
La productividad, el tamaño, color, textura, vitalidad de los productos, entre ellos papas, repollos, lechuga, kale, arúgula y muchas más especias que tuvimos la oportunidad de ver, eran simplemente extraordinarias.

6. Unión familiar

Es conmovedor y optimista ver a una familia unida, trabajando juntos, con sonrisas auténticas, echando para adelante un proyecto familiar, que se ha convertido en faro para la comunidad. Cada miembro de la familia se ha ido ocupando de actividades distintas, y se han ido uniendo, de forma coordinada y ordenada, otros miembros, vecinos y amigos, que producen más variedades, insumos, almácigos, o participan de distintas formas en el desarrollo empresarial de la zona.

7. Definición de éxito

El apego a los valores familiares y el aprecio a una calidad de vida que no tiene que ver solamente con dinero, sino con paz, tranquilidad, estabilidad, balance, satisfacción personal y seguridad, fue quizás una de las más claras lecciones que aprendimos. Un hombre exitoso, que trabaja todos los días con gusto, con orgullo, que le encanta lo que hace, que camina orgulloso al mostrar el producto de su trabajo, y así cada miembro de su familia, es inspirador.

La agricultura orgánica, para Juan José Paniagua, es vida. Él lo dice y lo practica; su comunidad, las personas que han aprendido de él, y muchos que consumen sus productos, se alimentan de esa fuente de vida e inspiración. Mis respetos para el trabajo que han hecho y que hacen Juan José Paniagua y toda su familia. Que su ejemplo sirva de inspiración para enriquecer nuestras propias realidades.

Datos generales:
• Juan José Paniagua
• Empresa familiar.
• Zona: Tapezco de Zarcero
• Organización: APODAR
• Cooperativa: Coope Zarcero
• Productos estrella: Zanahoria, Papa, Remolacha, Arúgula, Kale y cerca de 40 productos más
• Comercializan en : Supermercados, restaurantes, ferias orgánicas
• También dan servicio de asistencia técnica, asesoría, capacitación dentro y fuera de Costa Rica

Written by Jose Ortiz

Jose creció en medio de fincas, campo, ganado y siembras de todo tipo. A pesar de que su vida actual como empresario y consultor de comunicación digital está muy lejos de esas añoranzas, está convencido de que la vida moderna debe integrar una conexión con la tierra de donde venimos. La agricultura orgánica es una manera de hacerlo, una necesidad para la salud y el ambiente; una reinvindicación de la sabiduría humana. Aprender de ella y conocerla, una terapia para la sociedad moderna. De promoverla viene la motivación de participar en este blog.

Comments (8 comments)

  • Arturo Garelli Anzalmetti
    9 febrero, 2016 at 2:22 am

    Está muy interesante todo esto de la agricultura orgánica, quisiera saber que recomienda el Señor Paniagua para controlar la Sigatoka Negra en el banano. Saludos y muchas gracias

  • 26 noviembre, 2015 at 3:38 pm

    […] cuales vienen empacadas la mayoría de las veces en plástico, mejor adquiéralas en la feria del agricultor de su comunidad, así, de paso, le dará uso a sus bolsas de tela y podrá elegir entre alimentos […]

  • Cesar Armando Santos Dubon.
    8 agosto, 2015 at 9:23 pm

    Hola, Don Paniagua, le comento que usted estuvo en Honduras y específicamente en Corquin, Copan en la ONG ODECO y dio un taller en Belen, Gualcho, Ocotepeque, en la actualidad estoy administrando una pequeña empresa que se dedica a producir hortalizas, en mi caso particular estoy muy interesado en cultivar con productos orgánicos, por tal motivo necesito una forma de comunicarme con usted ya sea por correo electrónico y telefoneo. Soy Hondureño, vivo en Corquin, Copan, mi No. de Celular es 98-17-58-75.
    Saludos.

  • Telesforo Zavala Quintan
    3 junio, 2015 at 9:50 pm

    me gustaría tener su e mail para contactarlo para saber si le es posible una visita o una capacitación formal o informal. He trabajado en el Programa Nacional de papa en México y he tenido la suerte dye conocer su país, he visto sus videos y me gustaría visitarlo.
    saludos

  • Luis F. Alvarado E
    12 abril, 2015 at 1:04 am

    Señor Paniagua. Vi un video y he leido algo sobre su trayectoria y liderazgo en Agricultura Oranica.Yo soy productor de semillas de papa, pero me interesaria conocer mas en detalle la produccion organica.

    Que posibilidades hay de que venga al Departamento de Nariño, ciudad de Pasto, al sur de Colombia en la frontera con el Ecuador a enseñarnos su invaluable experiencia en Agricultura Organica?. En la actualidad represento a la Asociacion Hortifruticola de Colombia Asohofrucol y nos interesa que nuestros agricultores minifundistas escucharan su experilencia.Tambien profesionales tecnicos interesados en el tema.
    Cualquier informacion puede enviarla a los siguientes correos.
    semialva@hotmail.com; sucar6873@gmail.com
    Atentamente,

    Luis Felipe Alvarado E
    J. D. Asohofrucol

  • Fabián Morocho
    13 enero, 2015 at 4:06 pm

    solicito su dirección en Costa Rica para visitar una delegación de Ecuador Pichincha, Cayambe Tabacundo, queremos conocer y aprender en su propiedad, favor comunicarse mi teléfono en Ecuador es 0992490112.

  • 7 enero, 2015 at 3:42 pm

    […] Orosi de Cartago, tierra fértil surcada por montañas, con un clima frío y aire puro. Es en esta localidad de la ‘Ciudad de las Brumas’ donde se ubica Ziggy Farms, proyecto de agricultura orgánica. […]

Dejar un Comentario