8 consejos para reducir el consumo de plástico y contaminar menos el ambiente

En San Francisco, California, está prohibido el uso de bolsas y botellas de plástico. Así de comprometidas están las autoridades con el cuidado del medio ambiente, pues es extenso el conocimiento que se posee sobre los efectos negativos del plástico sobre la naturaleza:

  • El mundo produce al año 300 millones de toneladas de plástico y el 10% termina en los mares.
  • 5 billones de piezas de plástico cubren los mares del planeta.
  • El plástico mata cada año a más de 1 millón de tortugas, aves y especies del mar (lo consumen pensando que es comida o se ven atrapados en restos del material).
  • El plástico se desintegra en el mar y se convierte en moléculas que absorben los químicos, hidrocarburos y pesticidas que están ya en los océanos. Esas moléculas entran en la cadena alimenticia pues son ingeridas especies marinas, ocasionando daños también en los humanos que consumen alimentos del mar.

8 consejos para disminuir el consumo de plástico

No podemos hacer mucho por los restos de plástico que llevan ya años flotando en los mares, pero estamos en capacidad -al igual que lo hacen en San Francisco- de reducir el consumo de plástico y la forma en que lo desechamos. Coma Orgánico le comparte 8 prácticos consejos para hacerse menos dependiente del plástico.

  1. Usemos bolsas de tela para ir al supermercado. Cada vez que vamos de compras “nos recetan” varias bolsas de plástico, pero, ¿sabía que una bolsa se produce empleando petróleo, agua y energía; y que de ella se desprenden unos 4 gramos de dióxido de carbono, gas que contribuye al calentamiento global? Entonces, qué le parece llevar sus propias bolsas de tela o hechas con materiales vegetales, o reutilizar las que ya le dieron.
  2. Evitemos los productos desechables. Es muy común en fiestas o eventos el uso de platos, vasos y cubiertos de plástico, implementos que ¡no son reciclables! Mejor cambiémoslos por productos de vidrio, aunque eso signifique tener que lavarlos. Existen ya restaurantes y cafeterías, como Prosana, que optaron por los empaques, utensilios y recipientes biodegradables.
  3. Seamos responsables con nuestros desechos. En lugar de botar a la basura todos los desechos que producimos, y por ende, usar bolsas plásticas para tales efectos, recomendamos practicar el composteo, una técnica excelente para crear abono, cuidar el ambiente y devolverle nutrientes a la tierra.
  4. Escojamos envases retornables. La próxima vez que en casa vayan a consumir una bebida gaseosa, aunque no las recomendamos, emplee un envase retornable.
  5. Botellas reutilizables. Es mejor invertir en una botella de vidrio, de plástico (solo se comprará una vez) o de acero inoxidable que estar gastando el dinero en botellas desechables.
  6. Reutilice los frascos. No bote los frascos de mermelada o de conservas, al contrario, úselos para guardar algunos alimentos y así no tener que comprar recipientes de plástico:  semillas, harinas, avena, azúcar, café, galletas, etc.
  7. Hasta en la panadería podemos abogar por menos plástico. Cuando vaya a comprar el pan, lleve bolsas de papel y pídale a su panadero que coloque en ellas su pedido.
  8. Visite la feria. En lugar de comprar frutas y verduras en el supermercado, las cuales vienen empacadas la mayoría de las veces en plástico, mejor adquiéralas en la feria del agricultor de su comunidad, así, de paso, le dará uso a sus bolsas de tela y podrá elegir entre alimentos orgánicos. 
Written by Paula Chinchilla

Paula cuenta con más de 11 años de experiencia en el mundo del periodismo escrito y en Internet, y actualmente es Productora de Contenidos es una agencia de mercadeo digital. Confiesa que se derrite por los postres, le gustaría aprender más sobre decoración de interiores y no puede vivir sin la música de Queen, Mecano, Sheryl Crow y Fleetwood Mac. Entre sus aficiones se encuentra la cocina, donde comienza a experimentar nuevos platillos y ensaladas.

Comments (One comment)

Dejar un Comentario