El regreso a nuestras raíces… el viaje de un agricultor de los 70s y 80s

Esta corriente o modalidad de agricultura no es nueva. Es la que ha existido siempre, antes del desastre provocado. Eran las prácticas agrícolas de nuestros abuelos y de los antepasados de ellos. Anterior a la “revolución bananera de los años cuarenta; anterior a la “revolución verde” de Daniel OduberQuiros; anterior al “volvamos a la tierra” de don Luis A. Monge Alvarez. Anterior a los fertilizantes químicos, al DDT, a los insecticidas organo-fosforados y fungicidas importados y distribuidos mundialmente por reconocidas transnacionales.

Cientos de familias campesinas, agricultores rurales, han abandonado la tierra, parten a las ciudades a buscar un futuro incierto. La agricultura dejó de ser rentable para pequeños y medianos productores. El modelo de agricultura convencional que promueve el monocultivo con alta utilización de insumos agrícolas, sigue causando frustraciones económicas,  deterioro de los suelos y de la salud. Esa agricultura promueve el constante empobrecimiento y dependencia de las familias campesinas, al mismo tiempo que enriquece a las transnacionales de agroquímicos y toda su red de promotores e intermediarios.

En la otra acera, lo orgánico persigue una buena producción y la generación de un ingreso familiar, busca calidad, salud en productores y consumidores, la conservación de los suelos y aguas, sin contaminación, sin dependencia en insumos ni semillas.

agricultura

El reto para Costa Rica está en superar una visión equivocada de la agricultura impuesta por más de 60 años del modelo de la revolución verde de la agricultura química industrial.

Lo orgánico significa, pero no se limita a la eliminación del uso de agroquímicos: herbicidas, reducción de insecticidas a baja toxicidad, al uso de preparados biológicos, elaboración de abonos orgánicos y la utilización de fertilizantes naturales. Grandes ventajas ofrece esta modalidad de agricultura, por ejemplo: es uno de los sectores productivos con mayor potencial de crecimiento y en este sentido se orientan muchos esfuerzos, y son de tomar en cuenta los valores agregados: protección de los recursos naturales, la garantía de la seguridad alimentaria mediante alimentos inocuos, sanos y nutritivos, producidos localmente sin dependencia de productos importados. La agricultura orgánica trabaja con la vida y por la vida. Con ella estamos recuperando el futuro, la integración de la familia rural, deteniendo la inmigración del campo a las ciudades, el autoabastecimiento y la seguridad alimentaria.

La agricultura orgánica comienza por la recuperación de la salud y la vida en el suelo.  Un suelo rico en materia orgánica, microorganismos y minerales,  produce alimentos con más vitalidad, y consumidores más sanos. Una actividad agrícola a pequeña escala, en espacios pequeños, con un producto bien cotizado en el mercado, que genera beneficios para el consumidor y para el productor, podría ser la respuesta para la recuperación de nuestros agricultores, y para la recuperación de la salud de nuestra gente.

agricultura2

Como experiencia personal tuve la oportunidad hace aproximadamente un año de asistir a un curso de agricultura orgánica, organizado por la Asociación de productores orgánicos de la zona norte de Cartago, (APROZONOC). Para una persona acostumbrada, a los aviones fumigadores, a la maquinaria agrícola, a las grandes extensiones de tierra cultivable, enfrentarme a su opuesto ( cerca de una manzana de producción con más de 30 variedades de cultivos altamente productivos), fue verdaderamente impactante. El trabajo que hacen los agricultores orgánicos es admirable, es dedicado, es disciplinado, y es sostenible.

Somos los consumidores, los que podemos comenzar a hacer la diferencia, porque poco a poco iremos teniendo la  opción de elegir entre lo orgánico y lo convencional, y esto irá estimulando el paso hacia esta nueva modalidad de hacer agricultura. Cuando elegimos lo orgánico, estamos eligiendo la posibilidad de un futuro con mayor dignidad, soberanía y sostenibilidad para nuestros agricultores, un mejor ambiente para nuestros hijos, y salud para nosotros.

Continuará.

Written by Oscar Ortiz

Oscar es un libro lleno de historias y experiencias que se unió como colaborador en nuestro blog para comparti sus puntos de vista. El comenzó su vida profesional muy temprano con la industria maderera a finales de los años 70s; dedicó muchos años a la agricultura de granos básicos a gran escala, a la ganadería y la agroindustria. Hoy, muchos años después, ve hacia atrás y está consciente de la necesidad de un cambio de paradigmas en la manera como producimos nuestra comida.

Comments (One comment)

  • Oscar E. Ortiz Sequeira
    11 septiembre, 2015 at 12:28 am

    Gracias!

Dejar un Comentario