Helados de vainilla y cardamomo (libre de lácteos)

Helados de vainilla y cardamomo
Deliciosos helados a base de leche de coco, veganos, libres de lácteos y endulzados naturalmente.

Aprovechando el artículo de esta semana sobre El Coco, alimento vital en la Dieta del Amor hicimos unos helados de vainilla y cardamomo preparados a base de leche de coco, para matar antojos. Son endulzados con azúcar de coco y miel de maple por lo cual son de bajo índice glícemico y mucho más saludables que los helados tradicionales. Puede hacerlos con o sin máquina de helados :) Helados de vainilla y cardamomo

Helados de vainilla y cardamomo (libre de lácteos)

Ingredientes

  • ¾ de cucharadita de cardamomo molido
  • ½ cucharadita de canela
  • 14 oz (1 lata) de leche de coco
  • 14 oz de crema de coco* (no use la que venden ya endulzada)
  • ¾ de taza de azúcar de coco orgánica
  • 2 cucharadas de miel de maple
  • 1 cucharada de aceite de coco extra virgen orgánico
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla orgánica o ½ vaina de vainilla
  • ½ cucharadita de sal marina
Vierta la mezcla en el recipiente de la máquina de helados y siga las instrucciones del mismo y luego meta en el congelador en un recipiente con tapa. Si no tiene máquina de helados vierta la mezcla en un recipiente de vidrio con tapa y ponga en el congelador. Cada hora saque la mezcla y revuelva bien con una cuchara o globo, repita el proceso hasta que este casi todo congelado (6 veces aprox.). Sirva con bananos caramelizados o nueces... *Si no consigue la crema de coco sin endulzar puede utilizar otra lata de leche de coco. La leche de coco debe ser con toda la grasa, no se puede usar leche de coco de Tetra Brik por que no va a quedar cremoso.

Roxi es diseñadora y directora de arte en una agencia de mercadeo digital y dedica parte de su tiempo libre a una de sus pasiones: la cocina, donde combina su meticulosidad por el color y la forma, con los sabores, texturas y aromas de la comida. Para Roxi cocinar es una forma de arte y un medio para dar amor. Para ella la posibilidad hacer buena cocina a partir de alimentos frescos y saludables, siempre que sea posible de productos orgánicos, es una fuente de energía positiva.

Dejar un Comentario