La producción sustentable en finca El Macizo y su relación con la comunidad

La semana pasada conocieron la finca El Macizo, al productor Thomas Ossenbach, y los diversos productos lácteos de leche de cabra que se producen en esta propiedad.

En esa misma sesión, Ossenbach nos contó también sobre algunos de sus procesos sostenibles y hablamos con algunos de los trabajadores de esta finca ubicada en la lluviosa, nublada y hermosa zona de Las Damitas, Cañón del Guarco Cartago, camino hacia el Cerro de la Muerte.

Una finca dedicada a la producción de ricos productos y que utiliza recursos que sean amigables con el ambiente. Ya comentamos como las cabras son alimentadas con un alimento ensilado orgánico que producen con una técnica particular en una instalación diseñada para este fin y con procesos limpios que no causan daño al ambiente.
Es un alimento con gran valor nutricional y los dueños del Macizo quieren que su proceso pueda ser usado por otros productores del país. Pero éste no es el único proceso sustentable que desarrollan allí.

Como nos explicó Ossenbach, los residuos que producen los animales de la finca –cabras, ganado vacuno, caballos y cerdos- son recolectados, pasados por un sistema de separación de sólidos y líquidos, y luego utilizados para producir la energía de la finca y abono natural.

En el Macizo hay un área específica dedicada al proceso de biodigestión, con la maquinaria suficiente para proveer de energía eléctrica a la propiedad. Acá trabajan los líquidos en una amplia zona dedicada a la estructura del biodigestor y llevados a un subproceso para la generación de gas metano.

Entran a través del biodigestor y son procesasdos en un sistema de condensación de agua y gas y luego se separa el sulfuro de hidrógeno. El gas tratado pasa a través de una tubería y entra a la planta de generación la cual genera toda la energía para las acciones productivas de la finca, como el ordeño de cabras, bombeo de aguas, iluminación, mantenimiento, etc.

El lixiaviado remanente del biodigestor se acumula en un tanque especial y de ese tanque se devuelve a todos los potreros, sirviendo como un excelente abono.

Con los sólidos trabajan otro proceso con la ayuda de cientos de lombrices. Toman todos esos residuos y los llevan a un área específica de separación de sólidos. Allí se encuentran varias camas de lombricomposta, que son cajones de madera, diseñados para soportar estos residuos y que se genere las condiciones para que vivan las lombrices dentro de los residuos, se alimenten de ellos y generen lombrihumus, un tipo de abono orgánico de alta calidad y que ofrece muchos nutrientes para las plantas y mejora las condiciones del suelo.

Aparte de estos procesos amigables con el ambiente, otra característica importante del trabajo que se realiza en El Macizo es que ha resultado una fuente de empleo para personas de la comunidad, manteniendo una relación estrecha con la misma.

Personas que no tienen que tomar largos viajes hacia Cartago o San José para trabajar y que pueden pasar más tiempos con sus familias, disfrutando la naturaleza de la zona y trabajando de una manera distinta para proveer alimentos de calidad, producidos de manera sostenible. Como dice uno de sus trabajadores, un trabajo diferente, que les da también tranquilidad económica y una segunda familia en sus compañeros.

En Coma Orgánico realizamos un video donde se ilustran estos procesos y donde los trabajadores de la zona hablan de su experiencia en el Macizo:

Pueden encontrar la finca El Macizo en Facebook y en Finca Copalchí están disponibles sus productos tanto por compra en línea como al teléfono 88491316.

Visite nuestro canal de Youtube y nuestros artículos para que conozca más de la labor de otros productores orgánicos en Costa Rica.

Written by admin

Dejar un Comentario