Queso crema libre de lácteos

Queso crema sin lácteos
Queso crema preparado sin lácteos, hecho a base de semillas de marañón. Apto para personas alérgicas o intolerantes a la lactosa.

Queso crema libre de lácteos

Hoy decidimos preparar un queso crema libre de lácteos, ya que, nos dimos cuenta después del artículo de como leer etiquetas para evitar consumir leche de vaca lo difícil que es para estas personas conseguir y sustituir alimentos, ya que practicamente todo, desde medicamentos hasta alimentos del supermercado contienen leche de vaca de alguna u otra forma.

Queríamos rehacer un producto de consumo frecuente casi diario en los hogares costarricenses, que fuera a base de leche de vaca, pero sin utilizar lácteos en el proceso. Esto con el fin de facilitarle la vida a todas estas personas con alergia a la proteína de la leche o alergias alimentarias en general.

También es una excelente opción para los que no somos alérgicos, ya que es un delicioso dip, cargado de grasas saludables y fermentado naturalmente que solo traerá beneficios a nuestra salud.

A continuación la receta para aprender a preparar el queso crema libre de lácteos.

Queso crema libre de lácteos

Ingredientes

  • 1 y ½ tazas de semillas de marañón sin tostar
  • 2 cucharadas de vinagre de cidra de manzana orgánico
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 2-3 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de sal marina
  • Hierbas orgánicas al gusto

Remoje las semillas de marañón por 24 horas en un recipiente en la refrigeradora tapado.

Bote el agua y lave las semillas con un poco de agua.

En un licuadora o procesador de alimentos mezcle las semillas con el jugo de limón, el vinagre y el agua. Mezcle hasta lograr una mezcla homogénea. Luego ponga sobre un bowl un colador cubierto con unos papeles toalla de cocina gruesos, o una manta para hacer queso y vierta la mezcla sobre esto. Deje reposando tapado por plástico en un lugar tibio (puede ser dentro del horno apagado) por 24 horas al menos (para que fermente un poco y suelte el líquido que tenga).

Una vez que pase este tiempo viértalo en un recipiente de vidrio con tapa, agregue la sal y si gusta alguna hierba para darle algún sabor especial y refrigere.

Roxi es diseñadora y directora de arte en una agencia de mercadeo digital y dedica parte de su tiempo libre a una de sus pasiones: la cocina, donde combina su meticulosidad por el color y la forma, con los sabores, texturas y aromas de la comida. Para Roxi cocinar es una forma de arte y un medio para dar amor. Para ella la posibilidad hacer buena cocina a partir de alimentos frescos y saludables, siempre que sea posible de productos orgánicos, es una fuente de energía positiva.

Dejar un Comentario